sábado, 26 de julio de 2014

Carrera urbana Villa de Corral. Corral de Calatrava.

   Se acabó la siesta. A eso de las 17:30 me despido de Susana y los peques y pongo rumbo al restaurante el Toro de Fuentefresno donde he quedado con el trio formado por Jose Luis, Pedro "el Cascara", y con mi gemelo Alfonso.
   A las 18:30 ya hemos tomado el café de media tarde y Jose Luis que hoy hace las veces de chofer nos lleva hasta la localidad de Corral de Calatrava donde vamos a disputar esta carrera de 10 kilómetros a tres vueltas perteneciente al circuito de carreras de C. Real.
  Después de aparcar vamos hacia la zona donde se recogen los dorsales y bolsas del corredor. Por el camino vamos coincidiendo con amigos y conocidos del circuito. Recogemos la bolsa y despacito, que hoy hay tiempo, nos dirigimos hacia el coche para ponernos de corto.

  Hoy, les digo a mis compis que no presiento nada bueno. El gemelo derecho me esta avisando y para darle descanso llevo tres días sin salir. Veremos como se desarrolla pero no tengo buenas vibraciones.
   Vamos para la zona de salida y comenzamos a calentar dando unas vueltecillas por varias calles. Poco a poco nos vamos colocando para comenzar la carrera. Hoy nos hemos puesto de los últimos, como casi siempre, je je je.

   Vemos que la gente empieza a moverse y aunque no hemos oído el pistoletazo de salida, también comenzamos a correr. Muy despacito que es muy estrecho y somos más de 600 corredores.
   Llegando al kilómetro uno parece que se va estirando la gente y se empieza a poder correr un poquito.
   Alfonso, Jose Luis y yo vamos adelantando poco a poco a algunos corredores. Entre ellos a Fepargo con el que hemos estado hablando antes de la carrera.
   Pedro ha cogido su ritmito y va un poco más atrás. Yo voy con la cabeza puesta en ver si me aguantará el gemelo (el de la pierna) y voy pisando de diferentes maneras y posiciones para ver si me duele. meccccccc, error.
   Vamos pasando por las duchas que han puesto y bebiendo agua en todos los avituallamientos que hace bastante calor.
   En el kilómetro cinco Jose Luis se queda un poco retrasado. Los gemelos no le perdemos de vista y decidimos que le esperaremos en la cuesta de la iglesia.



   Pasado el kilómetro seis, Pummmm, gemelo derecho dice :"Para". así que le digo a Alfonso: " Hasta aquí he llegado".
   No me llego a parar pero disminuyo el ritmo consideráblemente. Le digo que tire. Nos quedan unos tres kilómetros y medio. Se pone a mi altura Jose Luis y me pregunta. Le contesto que llevo el gemelo duro como una piedra y que veremos si no me tengo que parar. El me dice que le duele la espalda, que se queda con migo que le va a venir bien no forzarla. así que los dos juntos a ritmo tortuga continuamos la carrera.
  Nos van adelantando muuuuuuchos corredores lo que nos dice que vamos muy despacito, ji ji ji.
  Llegamos a una calle donde nos cruzamos y vemos a Alfonso parado y mirándonos. Nos esta esperando. Le miro y le grito que tire que nosotros ya vamos juntitos. ¡¡Que grande es mi gemelín!!.
   Seguimos los dos como podemos. Parece que Alfonso me ha echo caso y se ha ido como una bala. En varias ocasiones le digo a Jose Luis que me voy a tener que parar. Esto esta muy duro (el gemelo digo, ehhh) pero poquito a poco se va haciendo el camino.
   Nos siguen adelantando mas y mas corredores. Algunos se interesan por nosotros lo que les agradecemos enormemente.
   Jose Luis va pidiendo palmas a los paisanos del pueblo, señalando a quien las tiene que dar, ja ja ja. Eso hace mas llevadero el intenso dolor que llevo.
   Estamos en el último kilómetro. Hacemos un esfuerzo para acabar la carrera sin pararnos. Miro para atrás y veo al Cascara acercarse. Le gritamos que le estamos esperando aunque el sabe que algo nos pasa.
 

   Quedan unos 400 metros y se pone a nuestra altura. Decide entrar con nosotros a meta. Faltando 200 metros vemos a Alfonso que viene a por nosotros. Ha venido después de entrar él en meta ha acompañarnos los últimos metros. Si cuando digo que es grande me equivoco. """¡¡¡Es muuuuuuuyyyyy GRANDE!!!""".
   La gente nos anima, buen grupete nos dicen. Llegamos a recta de meta y Alfonso se sale. Nos podría haber acompañado hasta el final, pero decide quitarse. A lo mejor luego hay problemas con el chip o cualquier otra cosa.
   Pues solos los tres, cruzamos el arco de meta de la mano. Pufffff lo que me ha costado. ¡TENGO EL GEMELO QUE PUEDO PARTIR NUECES CON ÉL!.


   Ya despacito cogemos agua, sandía, un polo flas y vamos hacia la caseta de la cerveza para hidratarnos.
   Mientras Pedro y Alfonso esperan en la cola, Jose Luis y yo vamos a buscar las gafas de sol de Jose Luis que se le han caido. Hay muchísima gente lo que hace pensar que no volveremos a verlas. Volvemos sobre nuestros pasos y veo brillar algo entre las piernas de varias personas. hago el último sprint para evitar que las pisen. Además de encontrarlas, están sanas y salvas. Bien, bien y bien.
   Volvemos a reencontrarnos con nuestros compis y decidimos ir a cambiarnos y comenzar el regreso que nos queda un buen trecho.
   Ya de camino comentamos lo que ha dado de sí la carrera. Y de nuevo estamos en la venta el Toro para tomarnos la última y separarnos para iniciar el regreso cada uno a su casa.
   Hoy ha sido carrera difícil donde se ha demostrado que la amistad y el compañerismo está por encima de marcas y tiempos. Da gusto correr con estos personajes, ja ja ja. Gracias por todo colegas.
   Ahora toca Fisio y descansar un par de semanas por lo menos.
   Hasta la próxima.

   Capi

  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada