domingo, 19 de octubre de 2014

Maratón de Ciudad Real.

   Vamos a por el décimo del año maratoniano, que comenzó en Marzo con el maratón solidario de Toledo.
   Creo que no estoy del todo mal después del de Bruselas y la carrera de los bomberos. Me imagino que los primeros kilómetros iré un poco viendo sensaciones y escuchando a mi cuerpo a ver que dice, y según me responda así haremos los siguientes kilómetros.
   A las siete de la mañana quedamos Fortes, Dorado, Aurelio y yo. Alfonso y Pedro nos esperan en la venta el Toro para ir juntitos en amor y compañía hacia C. Real.
   Al entrar a C. Real ya vemos los conos que delimitan la zona de corredores. Llegamos al aparcamiento donde dejamos el coche siempre y nos dirigimos a por los dorsales.

   Allí nos empezamos a encontrar muchas caras conocidas y muchos amigos. Algunos han venido a hacer la media y otros el maratón.
   Son las nueve. Podríamos tirarnos toda la mañana de charloteo, pero hemos venido a correr y hay que ser responsable osea que al coche a cambiarse que nos pilla el toro.
   Ya empiezan los nervios. Vaselina, esparadrapo en las tetillas, glucosas, etc, etc... Las cosas normales de esta situación.

   Hoy haciendo caso a nuestro compañero de fatigas Luis Carretero (que esperemos se vuelva a unir al grupo pronto), vamos a calentar un poquito, que digo yo que para que si tenemos 42 kilómetros para calentar y acabar calentitos, ja ja ja.
   Estamos en linea de salida. Somos bastantes los corredores que estamos aquí. Esperemos que se queden muuuuchos para dar la segunda vuelta y completar el maraton.
   Coincidimos con los Forofos del runing que también han venido aquí, Calducho, Skivo, Chusso,  frasquito, Juanillo, Jules, Cossette, Javimulas, Homer, Cheve y alguno mas que seguro que se me escapa.
   Esto da comienzo y apretamos el botón del crono. Doy las primeras zancadas de mi cuarto maratón de C. real. En principio vamos juntos Pedro, Aurelio, Dorado, Alfonso y yo. Así vamos a ir hasta el kilómetro diez mas o menos. Parece que el talón de mi gemelo va bastante bien y aunque con alguna molestia que no le deja pisar con normalidad, vamos a buen ritmito.
   Dorado y Aurelio siguen a su ritmo y se van despegando de nosotros. Pedro también tira para adelante y yo me quedo con Alfonso que va algo justito. Bastante bien va para llevar mas de dos meses parado y llevar el mismo ritmo que nosotros.
  En los siguientes kilómetros vamos a bajar un poco el ritmo. Alfonso empieza a notar la falta de kilómetros y las piernas le dicen que afloje, je je je. Me dice que tire que mis compis se están alejando mucho y me va a costar cogerlos. Mi respuesta es clara: "No tengo ninguna prisa". Además, hace muuuuucho que no corremos juntos y ya lo echaba de menos asi que de momento : "¡a tu ladito gemelín!".
   Nos vamos acercando al kilómetro 19. "Vamos Gemelo que quedan dos". Ahora se nos une un colega con el que vamos cruzando alguna palabra. Alfonso me dice que queda poco, que me vaya que se queda con este amigo. Creo que le dejo en buena compañía y me despido de él.
   Acelero el ritmo para intentar dar caza a mis compañeros adelantados. En el 20 adelanto a Pedro que me dice que se va a parar en la media. después de intentar animarle que se venga con migo a completar el maratón y no conseguirlo, me despido de él y a seguir mi camino.
   Paso por el estadio donde está la meta. hay bastante gente. Los de la media entran a la pista para terminar su carrera y los del maratón continuamos para dar otra vueltecita por la ciudad. Muchos amigos y conocidos nos animan y eso hace que sin quererlo aumente un poco más el ritmo.
   Justo en el paso por la media y pisando la alfombra del chip, enlazo con Dorado y Aurelio. Les comento un poco la situación de carrera y ya los tres continuamos el camino. Hemos pasado la media maratón en 1 hora 49 minutos.
   En el kilómetro 22 les digo que voy a ir un poquito más rápido. Me dicen que sin problemas. que tire para adelante que ellos van a seguir a ese ritmo.
   Vuelvo a acelerar el ritmo y me pongo a 4´40" el kilómetro. Así voy a ir hasta el kilómetro 32 mas o menos. De momento voy bastante bien. Voy adelantando a muchos corredores. Esta segunda vuelta está siendo algo durilla por ser bastante solitaria, por ausencia de publico y por que somos muy poquitos los que hacemos el maratón.
   En el kilómetro 35 mi ritmo va disminuyendo. Todavía voy por debajo de cinco pero no tardaré en rebasar la franja de 5 minutos por kilómetro.
   En el 37 me tomo la última glucosa que me queda para hacer los últimos cinco kilómetros con garantías. Aprovecho un avituallamiento para hacerlo y donde cojo unos gajos de naranja, un vaso de isotónica y una botella de agua.
  Estoy llegando al 40 y veo a lo lejos a mi Gemelín que me está esperando. Está con Pedro. Llego a su altura y se pone a mi lado. Pedro se queda para esperar a Dorado y a Aurelio.
   ¡¡¡Ahhhh!!!. Me da subidón. Me va a acompañar estos últimos kilómetros. Me da una glucosa que me tomo sin pensarlo. Me pregunta que que tal voy. Le respondo que esta ya la acabamos. Me va dando ánimos lo que hace que no decaiga el ritmo.
   Giramos en la calle que da al estadio. Quedan 500 metros. Comenzamos a pasar por donde está la gente esperando la entrada de los corredores al estadio. Nos saludan y aplauden tanto corredores como familiares y amigos. Allí está Fortes que nos anima de una forma muy peculiar. Señalándose el reloj nos dice:" Venga que os estoy esperando". ja, ja, ja. es un crack.

   Bueno, pues hacemos entrada en la recta de la pista y a unos 100 metros está el arco esperándonos. El público en las gradas nos aplaude. Pasamos por linea de meta saludando a nuestro amigo Juanbau.
Tiempo en meta: 3:34´.


  Pufff, esto está terminado. Me abrazo con mi Gemelo dándole las gracias por llevarme estos últimos kilómetros. Ha estado esperándome una hora y media sin cambiarse para hacerlos con migo.
  Gracias gemelín. Hacía tiempo que no corríamos juntos y creo que estoy mas feliz por tu regreso a las zancadas que por terminar el maratón. Bueno, no lo creo, lo afirmo.
   Decidimos ir a darnos un masaje y así esperar a nuestros compañeros. Después del masaje coincidimos con ellos y nos comentamos brevemente como nos ha ido a cada uno. Luego en el coche tendremos tiempo de desgranar lo sucedido.
   Después de tomarnos una cervecita, yo con limón, claro está, nos montamos en el coche y cogemos rumbo a Toledo. Después de parar en la venta el Toro de nuevo, para tomarnos la penúltima, nos felicitamos unos a otros, abrazos, besos y esas cosillas, nos despedimos de alfonso y pedro que se van para Urda. Nosotros continuamos para Toledo.
   Bueno pues este ha sido el resumen de este maratón. Esperando que los años próximo tenga más participación.
  Por últimos dar la enhorabuena a los Forofos que después de la carrera no pudimos vernos ya que se fueron rapidísimo por que alguno, hasta trabajaba.
   Hasta la siguiente que si no me equivoco, será por mi ciudad. La nocturna de Toledo.

Capi
 
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada