domingo, 23 de noviembre de 2014

Media maratón de Miguelturra.

   ¡¡ Lloviendo, que ha amanecido !!. Si en Miguelturra hace lo mismo que aquí, va a ser una carrera divertida, je je je.
   Fortes me ha recogido en el sitio acordado y vamos en busca de Dorado. Ya estamos los tres así que dirección Ciudad Real haciendo una primera parada el la autovía de los viñedos para recoger a Pedro, ( Un colega de Escalona) y una segunda para tomar café junto con Pedro (Cascara) y Alfonso.
   Aquí parece que hace mejor día. La cara se nos va alegrando a medida que vamos acercándonos a Miguelturra. Somos cerca de 900, el tiempo nos acompaña y vamos a disfrutar del runing. ¿que más se puede pedir?.
   Después de aparcar nos damos una vueltecita para ver el ambiente. No pasando mucho tiempo nos encontramos de corto y haciéndonos la foto del grupete.
   Ya estamos en la linea de salida cuando vemos moverse la cabeza de carrera. Pasados unos segundos comenzamos nosotros a devorar los 21.097 metros de los que consta la prueba. hay que dar una vuelta a la pista de atletismo para después tirar hacia los caminos del pueblo y por los que haríamos la mayor parte del recorrido.

   Al salir del pueblo el Cascara se queda un poquito atrás, Dorado tira para adelante y nos va sacando ventaja poco a poco. Yo con mi gemelo tan agustito. Hoy vuelve a calzarse las zapatillas después de la lesión, así que a su ladito para que se le haga lo mas llevadero posible.
   Hoy vamos sin reloj. Solamente a correr juntitos de nuevo que hace muuucho que no hacíamos una carrerita juntos.
   Los primeros kilómetros pasan como echaba yo de menos. Hablando con los que nos rodean, alguna cancioncilla que otra, usar los conos como altavoces para decir los kilómetros que nos faltan. En fin, diversión en estado puro. ¡¡ No todo va a ser correr !!
   Los caminos están bastante bien. secos aunque con bastante piedra. Somos una hilera de corredores atravesando los campos de Miguelturra a donde muchos paisanos del pueblo se han desplazado para darnos ánimos y donde los voluntarios nos ofrecen, con la mejor de sus sonrisas y sus aplausos, un poco de agua y glucosa.

  Vamos por el kilómetro once mas o menos y vamos recortando distancia a Dorado. le tenemos a unos 50 metros. Vamos a muy buen ritmito y eso hace que vayamos adelantando a numerosos corredores.
  Por fin nos ponemos a su altura. Nos dice que le lleva dolorida la pierna en la zona del isquiotibial. Bueno, pues bajamos un pelín el ritmo a ver si se le va pasando y puede aguantar con nosotros.
   Llegamos al 16 y a nuestra derecha se levanta, allí en lo alto, la ermita de San Isidro. Este año como novedad en el recorrido, nos han incluido la larga cuesta que da a la ermita, con su correspondiente bajada.
   Los tres giramos a la derecha y comenzamos a subir tranquilamente. Miro para arriba y aumento el ritmo considerablemente para darle un poco de caña. Voy cogiendo a cantidad de corredores. Al comenzar la bajada me doy la vuelta y vuelvo a por mis compañeros. Me uno a ellos y comenzamos a bajar tranquilamente. Tralaralara larito.
   Al llegar abajo y coger de nuevo el camino vemos el punto kilométrico 18. ¡¡ No queda na !!. Alfonso está sufriendo en estos últimos kilómetros el no haber salido todo lo necesario y me dice que tire. Je je je.
-"¡ Tira, tira, que yo ya llego !", me dice.
-"¡ Para que voy a tirar si vamos al mismo sitio !", le respondo.
Ja ja ja. Ya entramos al pueblo y después de varias calles, que conocemos muy bien pues por ahí ha pasado el maratón de Ciudad Real durante muchos años, llegamos a una larga bajada (que en el maratón se hace de subida) y que da a la entrada del estadio.
   Aquí nos unimos con Fernando que decide entrar con nosotros a meta. Así que los cuatro encaramos la recta de meta y saludando a Juan Bau pasamos por debajo del arco y......... ¡ No me lo puedo creer !, el crono maraca 1:45´. Ja ja ja . Si lo hacemos a posta no nos sale. A cinco, la media nos sale a cinco. Tengo ese ritmo metido en el cuerpo.

    Otra juntos gemelín. Continuamos nuestra particular historia.
    Recogemos la bolsa del corredores. Tomamos una cervecita, una rosquilla y pan con aceite  mientras esperamos a Pedro y a Fortes.


    Ya estamos los cinco reunidos y después de coger un trozo de pizza nos vamos a cambiar. Hoy tenemos un poco de relativa prisa por que hemos quedado para comer en la venta El Toro y las mujeres y niños nos están esperando allí.
     Bueno pues lo de la comida no lo cuento que se me hace la boca agua. "¡ Como nos pusimos !".
Gracias a Juan Antonio (El jefe) por tratarnos tan bien. Seguro que volveremos a """ El Toro """.
   Esto se acabó por hoy pero volveremos....

Capi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada