domingo, 12 de abril de 2015

Desafio Lurbel.(65 km). Riópar.

   No se ni como empezó esto a lo que hoy, después de haberlo hecho, puedo denominar como locura.
El caso es que el sábado por la tarde estábamos, unos 14 integrantes de Bikilamanjaro, en Riópar.

Un pueblo que está dentro de un paraje increíble donde se encuentra el famoso y conocido, nacimiento del río Mundo.
   A media tarde llegamos al pueblo y en la plaza nos encontramos con el resto del equipo que llevaba allí desde por la mañana. Recogemos el dorsal y nos dirigimos al restaurante donde tenemos mesa reservada para cenar. Menú de corredor es lo que tenemos hoy. Pasta y " X " a la plancha, je je je.
   Después de llenar el estomago con las suficientes energías para afrontar la prueba de mañana nos dirigimos a unas casas rurales que tenemos alquiladas.

   Allí nos dividimos en dos cabañas. Preparamos todo lo necesario para la carrera. y directos a la piltra. Nos quedan tres horas escasas para dormir. A las 3:15 de la mañana ya estamos casi todos levantados. Desayunamos abundantemente. Mientras nos vestimos y terminamos de preparar la mochila, charlamos sobre el día que va a hacer, el perfil, etc, etc.

   Los nervios comienzan a aparecer. Nos montamos en un coche Antonio López, Txule, Javi Garrido y yo para ir a la plaza donde esta la salida. Sale a despedirnos Antonio Gamero, al que también le deseamos mucha suerte. Los que van a participar en la prueba de 45 kms comienzan a las 8:00 por lo que les quedan unas horas de sueño.
   Ya estamos en la salida. Son casi las cinco de la mañana. Nos juntamos todo el equipo y nos deseamos suerte. Ivan, Samu y pepe se van para adelante mientras Javi, Txule, Antonio y yo nos quedamos en la mitad del pelotón.
   Tengo algunos nervios. Se que va a ser duro. No solo por la distancia si no por el gran desnivel positivo que tenemos que salvar. Son casi 4000 metros.
    Comienza la cuenta atrás y se da la salida. Salimos muy apretados. Llevamos el frontal encendido por que rápidamente salimos del pueblo y comenzamos a adrentarnos en la sierra. Vamos en fila de uno. Mirando al suelo alumbrado por el frontal. No tengo ni idea donde van mis compis. Me giro para echar un vistazo y sin querer deslumbro a varios corredores con los que me disculpo inmediatamente. Seguiremos en mi sitio y esperemos encontrarlos mas adelante.
   En el km 5 mas o menos comenzamos una subida bastante larga por un senderito. De momento seguimos en fila aunque la cosa se va estirando. Llego a lo alto de lo denominado caseta de los pastores, situado a 1400 mtrs. Para calentar no está mal la cosa.
   Comienzo la bajada, que se puede correr algo, con mucho cuidado y pendientes de la luz del frontal por que no se ve nada de nada. Llegamos al km 12 donde está el primer avituallamiento. Repongo líquidos y solidos, relleno los bidones y a continuar el camino.
   Llevo 1:43´. Se me han pasado bastante rápido. por la noche pierdes la noción de tiempo y distancia al ir tan concentrado mirando el suelo y siguiendo al de alante.
   Me toca afrontar una fuerte subida que nos llevará a 1570 mtrs. Al denominado Padroncillo. La subidita se las trae, pero como sigue estando muy oscuro la vamos subiendo pasito a pasito.
 

   En la bajada  voy a cola de un grupete de tres corredores y me doy cuenta que detrás no viene nadie. No me quiero despegar de ellos aunque van un poco rápido para mi gusto, je je je.
   Así llegamos al km 22 donde se está haciendo de día. Llevo 3:29´. Lo primero que hago es rellenar bidones por que me he bebido los dos que llevo, (1 litro en total). Luego comienzo a comer una naranja, un plátano y tres sandwich de nocilla que me sientan la mar de bien. Después cojo varios vasos de agua para quitarme el nudo de la garganta, je je je. Bueno pues ya estoy en posposición de continuar la marcha. Llevo un tercio de la prueba. ¡VAMOS!
   Comienzo la mítica subida a la Sarga. Once kms de subida donde salvamos más de 1000 metros de desnivel llegando a casi 1800 mtrs de altura. Aquí la piernas comienzan a quejarse. Voy subiendo poco a poco guiado por las balizas del recorrido. A medida que subimos va empeorando el tiempo. El aire se hace cada vez mas fuerte. El frío empieza a entrar en el cuerpo. Me pongo la braga en la cabeza y me subo los manguitos. De momento así voy medio bien gracias a la camiseta y mallas térmicas que llevo puestas.
  El final de la subida es muy duro. Muchas piedras, sin nada de vegetación y con el tiempo empeorando por momentos llego a la cima de la cumbre. Hago una visual para ver el paisaje y rápidamente comienzo la bajada donde a pocos metros me tengo que parar a ponerme la chaqueta por que me estoy quedando pajarito.
   La bajada es muy técnica. No puedes dar un paso en falso por que seguro que algo te pasa. Toca tirar de cuadripces para sujetarse por que esto está muy empinado.
   En el km 44 mas o menos llego abajo. Me queda un tercio de la carrera y llevo 7:18´. Me toca subir a Riópar Viejo donde está situado el siguiente avituallamiento. En este tramo coincido con los participantes de la prueba de 45 km. Vamos subiendo hasta llegar al tan deseado avituallamiento. Aquí la gente, que hay bastante, te da ánimos. Me como varios sandwich, piezas de fruta y bebo agua e isotónico y relleno los bidones.
   Vamos a por la última parte. Mientras salgo del pueblo miro el dorsal (viene serigrafiado el recorrido con el perfil) para ver por donde voy y lo que me queda. No me gusta lo que veo, je je je. La Almenara me espera. Otra vez a subir a casi 1800 mtrs.
   Comienzo la subida pensando en mi interior que me quedan 15 km y que muy duro no puede ser en tan poquitos kilómetros. ¡ Me equivoqué !. No sabía lo que me esperaba pero puedo decir que era durísimo.
   A media subida diviso una camiseta negra de Bikilamanjaro. Es Antonio Gamero que va subiendo con sus bastones pasito a paso. Aumento un pelín el ritmo para darle alcance. Al llegar a su altura le saludo y el me da un abrazo diciéndome: " que alegría verte ".
   Hablamos un ratito de como vamos  y después de ofrecerle lo que llevaba de comer (el llevaba más que yo, je je je) me dice que siga que el va a ese ritmito. Me despido de él diciéndole lo grande que es. Para mi es el tío con mas h.... que ha venido hoy a Riopar. Que sacrificio ha hecho para llegar hasta aquí y como está afrontando la prueba. ¡ Que grande eres Antonio !.
  Es el kilómetro 50 y llevo 8:08´. Sigo subiendo sin mirar mucho hacia arriba, pero en una de las visuales logro distinguir, allí  en la lejanía una culebrilla de colores que está subiendo por una " pared ". Me doy cuenta que ese es el camino que me espera. Es el segundo`pico de la subida a la Almenara. No me quiero creer que tenga que subir por ahí. También me viene al pensamiento que si ese pico se llama la Almenarilla,  ¿ Como será la subida a la Almenara ?.
   Bueno, voy bajando por la cresta camino a la temida subida. Veo a la gente super lejos. " Poquito a poco, poquito a poco "  me digo para mis adentros.
   Y efectivamente poquito a poco voy subiendo por la cresta con un aire muy fuerte que hace que en alguna ocasión vaya a cuatro patas para no volarme, y pueda caer al vacío por el otro lado de la cresta.
   Por fin distingo el último pico que tengo que afrontar. Al verlo una frase me sale casi sin pensar,: " ¡ La madre que me parió !".  Varios corredores que van delante mía y que están disputando la prueba de 45km, se giran riéndose y al verme el dorsal y percatarse que yo estoy haciendo la larga me dicen: "Vamos nosotros reventaos, osea que no quiero ni pensar como vas tu. Vaya huevos tienes ".  Mi respuesta es clara , le digo que cada uno tiene su merito en hacer lo que esta haciendo y que ellos también tienen sus huevos para afrontar los 45 km.
   Bueno que me despisto. Tengo que volver a subir a 1800 metros pero esta vez y para rematar la faena hay que subir casi escalando. Mirando muy bien donde piso y pensando solo en ir dando un paso detrás de otro, llego a la Almenarilla. Tengo que volver a descender por una bajada bastante peligrosa, para comenzar a subir la pared que me llevará a las antenas que hay en lo alto.
   Aquí adelanto a varios corredores que están refugiados entre piedras. Les pregunto que si están bien y necesitan algo y me responden que están descansando, que no necesitan nada.
   Comienzo la subida. Veo la linea de las balizas que marcan el camino. Creo que nadie sube en linea recta por que es casi imposible y todos los que llevo delante van zigzagueando para poder subir sin salir rodando cuesta abajo.
   Poquito a poco, muy poquito a poco voy comiéndole terreno a la montaña. El que me precede se sienta a descansar. Le digo que siga aunque sea despacito que hace muchísimo aire, mucho frío y se va a quedar helado. Me hace caso y se pone a rueda. Así llegamos a la cima donde nos leen el chip en un control de paso.
   Llevamos 55 km y 9:35´. La bajada es, para mi, la mas peligrosa de todas. Se hace sobre piedras y terreno suelto, que junto con el aire, el frío y que las piernas ya están algo tocadas hace que baje de lado intentando proteger los cuadripces que no están para muchos trotes,
   Una chica que va delante mía baja toda la cuesta casi por completo sentada en el suelo. Yo voy bajando muy cauteloso hasta que me veo en el avituallamiento. El Reloj dice que ya está bien por hoy y en el 56 se va a descansar. Me quedan 9 kms de bajada, solo interrumpida por un par de subidas cortas.

  A falta de 5 km y bajando con los músculos muy doloridos engancho a una chavala que esta terminando su prueba de 45km. Voy detrás de ella hasta que llega un momento que afloja el ritmo y se pone a andar. La adelanto y la digo que se pegue a mí que deben faltar un par de kilómetros. El pueblo le tenemos delante de nuestras narices. Esto ya esta hecho. Aflojo el ritmo y la chica se pone detrás. Vamos corriendo muy tranquilitos hasta que entramos al pueblo.
   La gente que nos encontramos por el pueblo nos anima muy efusivamente. Nos queda una bajada. La digo que tire y que pase sola por meta para tener su momento de gloria.
   La dejo que se distancie y aumento el ritmo. Al final de la bajada están algunos componentes del club esperando. Txule me para y me saluda mientras me graba con su cámara. Aprovecho para saludarlos y continuo mi camino a meta.
   Entro en la plaza y levanto los brazos tanto que casi toco el cielo. ¡ Que pedazo de prueba acabo de realizar !. Sin duda lo mas duro y lo mas bonito que he hecho nunca.

   Termino en 11:21´. Espectacular. vaya pasada. Camino hacia donde están mis compis y los saludo mientras pregunto que tal les ha ido a ellos. Después me voy al coche a cambiar y luego me vuelvo a reunir con el grupo para esperar a los que faltan.
   Van entrando los que faltan. De ahí nos vamos a comer algo y sin tardar mucho al coche para emprender el viaje de regreso que se las promete largo, duro y doloroso, je je je.
   Los integrantes del equipo que participaron en la prueba de 45 km han sido Andrés del Vas, Ramon Delgado, Sergio Lazaro, Victor Mugica y Antonio Gamero.
   Los que estuvimos en la de 65 kms fuimos Arturo Fernandez, Samuel Garcia, Javier Garrido, Jesus Gomez, Ivan Hernandez, Antonio Lopez, Jose Rafael Martin y un servidor.
   Mi enhorabuena a todos y mi agradecimiento por hacerme pasar un fin de semana de escandalo del que me llevo acordando cuatro días sobre todo al bajar escaleras, je je je.
   Bueno, me gustaría contar más cositas pero sabéis que no me gustan las crónicas largas que luego cansan.
   Gracias por las felicitaciones y apoyos.
   Nos vemos no tardando mucho.
 
   Capi
  
  
  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada