sábado, 2 de abril de 2016

Desafio Calar del Rio Mundo (105 km)

   Hace unas semanas que estaba apuntado a esta prueba que se desarrolla en Albacete. Pasa por unos parajes impresionantes con el río mundo como atractivo natural.
  Me apunté a la distancia de 65 km. Distancia que ya hice el año pasado y que me pareció una prueba durísima a la par que increíble.
   Un día cualquiera, rodando por la famosa senda del río Tajo, coincido con Samu y Marcos para hacer la vueltecita establecida para ese día. Pasaban los kilómetros y cada vez se barajaba con más fuerza la idea de poder acompañar a Samu a la distancia de 105 km a la que él ya estaba inscrito. Al terminar el entreno y después de las presiones por parte de Samu (Marcos está de testigo), no me quedó otra que comenzar a llamar a la organización y a la persona de inscripciones para intentar hacer el cambio. Al final fue posible y se materializó la idea de correr este ultra.

   Y así, después de una semana acojonado, salí de currar, comí, rematé la mochila con el material a llevar y a buscar a Samu que este viaje tocaba con su coche. Digo tocaba por que unos problemillas mecánicos hicieron que cambiáramos de vehículo. Después de ir a por el mío nos dirigimos a recoger a Iván y a Julián. Los cuatro Toledanos que íbamos a participar en la prueba de 105 km.


  Viaje entretenido como casi siempre. Paradita a tomar café y del tirón para Riopar. Llegamos con tiempo suficiente para recoger los dorsales, Gps y poder asistir a la charla técnica de la carrera. Después de explicarnos un poco el recorrido, tiempo, peligros, balizas, etc, etc y solventar algunas dudas, le digo a Samu que se me ha hecho larga la explicación del recorrido o sea que hacerle tiene que ser la caña, je je je.


  Sin más tardar nos dirigimos a la cabaña que hemos alquilado para estos dos días. Hoy hemos traído cada uno algo de comer para que la cena sea rápida y poder acostarnos cuanto antes y poder descansar lo máximo posible. Pasta, pechugas de pollo, fiambre..... y una señora tortilla que nos ha hecho Marcos (AS de espadas) que siempre tiene esos detalles. Toca preparar la mochila, las cajas de vida, el material a llevar en carrera.......
   Los nervios están a flor de piel. Por lo menos los mios. En vaya embolao me he metido....Cuesta coger el sueño pero no tardo mucho en quedarme dormido. En mi habitación tengo a dos cracks. Iván Hernández (Bikilamanjaro) y Julián Morcillo (Todo Vertical) , mientras Samu (Bikilamanjaro) esta solito en una habitación durmiendo a pierna suelta.
   Sobre las 4:30 ya hay alguno despierto y poco a poco vamos haciendo lo mismo el resto. Desayunar algo y rematar los últimos detalles de la carrera.
   A las 5:40 estamos entregando las cajas de vida en la zona habilitada y dejando la mochila para cambiarnos a nuestro regreso.
   Yo he dejado dos cajas de vida donde he metido de todo. Una en el punto 1 situado en el km 37  y otra en el punto 3 en el km 71.
 
   Encendemos los Gps con los que nos van a tener controlados en todo momento para llamarte por teléfono en caso de que te desvíes del itinerario marcado, estés parado demasiado tiempo (por si te ha pasado algo) o para cualquier problema que ellos piensen que puedas tener.
  Son casi las 6:00. Esto está apunto de comenzar. Nos deseamos suerte que la vamos a necesitar. Iván y Julián se van hacia adelante para intentar entrar en las primeras posiciones.
   Comienza la cuenta atrás. las pulsaciones suben a to estrozo. Samu y yo nos damos ánimos. Una traca es la que da comienzo a la prueba. Encendemos frontales y comenzamos a correr. Aquí no hay aglomeraciones ya que somos 75 locos solamente.
   Hace bastante frío así que nos viene bien trotar un poquito. Muy poco va a durar el llanito. Casi sin esperarlo comenzamos la primera de las subida que nos llevará al pico llamado Gallinero.
   Samu y yo vamos juntitos, cascando, como no podía ser de otra manera. Mi plan es terminar la carrera y si puede ser no muy perjudicado. Y sobre todo sin ningún accidente. Samu ha decidido acompañarme hasta el km 30 más o menos o sea que no me queda otra que aguantarle, ji ji ji.
  Esta primera subida se hace bastante llevadera. Vamos con las energías y las fuerzas a tope y además la noche hace que pierdas un poco la percepción de las distancias y el tiempo.
   Comenzamos la bajada del Gallinero. Bajada bastante pronunciada que nos llevará de nuevo a Riopar donde pasamos por la línea de salida de nuevo y esperemos pasar por aquí,en la meta, dentro de unas pocas horas.
   Las gafas comienzan a brillar en los rostros de los corredores. Ha salido el sol y por lo que parece hoy va a apretar el Lorenzo.
   Me quito los guantes, los manguitos y cambio el buff por la gorra. Un poco mas adelante me quito la camiseta térmica que ya va sobrando.
   En el km 23 pasamos por el campamento san Juan. Una serie de chocitas todas muy bien puestas que me llaman mucho la atención. Que pasada de lugar. Muy buen sitio para venir de excursión. Aquí tenemos un avituallamiento desde donde se ve lo que nos espera de forma inmediata. Un cortafuegos está delante de nosotros esperándonos.
   Al salir del campamento Samu y yo cogemos unos bastones improvisados con ramas y comenzamos a subir. Yo no me apaño y a mitad de la subida decido tirarlos. Al llegar arriba viene el lío de día. Balizas hacia arriba y balizas hacia la derecha. -¿Cual camino coger?. Intentamos averiguar por donde es descargando el track de la carrera pero no hay casi cobertura. Al poco van llegando mas corredores hasta que llegamos a ser siete tíos en un punto averiguando para donde tirar.
  Samu coge el móvil y llama a la organización. La voz se entrecorta y a duras penas intentamos escuchar que es por la derecha.
   Comenzamos a correr por el camino de la derecha y un poco mas adelante la organización nos corrobora que vamos bien. Nos van siguiendo por el Gps y vamos por el camino correcto.
   De aquí vamos a la primera subida seria de la carrera. La Sarga se planta delante nuestra. Subida desde los 1050 mtrs a los 1770 mtrs. Samu va delante cascando sin parar. Todavía vamos junto a varios corredores lo que hace algo más amena la subida. Al llegar arriba tenemos que ir cresteando por zonas muy complicadas. Samu me marca el un poco para ayudarle. Ponte detrás.... Ahora mejor delante......
   Que huevos tiene el bicho. No se como leches puede pasar por esos sitios con un brazo si a mí me está costando con los dos. Muy despacito vamos pasando las dificultades con alguna caída que otra que por suerte no llega a mayores.
   Llegamos por fin al punto mas alto de la Sarga y nos paramos un momento para ver el paisaje que nos rodea. Simplemente es alucinante. Además vemos desde donde hemos comenzado a subir... puffff ...  Saco el móvil y nos hacemos unas fotillos para el recuerdo.






































   llegamos al km 30 mas o menos y los pasos que hubo el año pasado, que había que hacerlos con cuerdas, no estaban asique Samu ya no necesita mi ayuda y comenzando la bajada le digo que se marche. No esta muy por la labor así que me toca darle unos palos en la espalda, patadas en las rodillas, decirle unas palabras más altas que otras para convencerle.
   Es broma, je je je, en la bajada y según lo acordado nos damos un abrazo y sale disparado hacia abajo mientras le grito:"¡Con cabeza, Samuuuu!"........ Buena suerte colega,  digo para mis adentros.
   Pues me he quedado solo. Ahora empieza el verdadero reto. 75 km por delante me esperan.
   La bajada no es muy técnica pero hay que mirar bien donde pisas. Piedras, algo de arena suelta y algún salto que otro es el menú.
   Ya en la parte baja llego al siguiente avituallamiento y el primer Punto de Vida. Paro para rellenar los bidones. Como un sándwich misto, plátano, naranja y un par de vasos de caldo. Me dan mi caja y sin abrirla miro a ver si necesito algo. La caja es transparente. Voy muy bien y cómodo con lo que llevo puesto asique decido ni cambiarme de calcetines. Llamo a Susana por teléfono. Sabe mejor que yo donde estoy por que me va siguiendo por la aplicación. Energías para el body. Charlamos unos minutillos y vuelvo a guardar el móvil en la funda impermeable.
   Continuo mi marcha y a la salida del pueblo una furgoneta de la cruz roja está parada en un cruce. Llego a ella y me pregunta su conductor que donde está el avituallamiento. Después de informarle abre la puerta de atrás y veo que se bajan dos corredores que se habían retirado. Puff, y lo que me queda a mí..... esperemos por lo menos terminar que es a eso a lo que hemos venido.
   No se por donde tengo que seguir. Un cruce y no veo la baliza. Intento situarme pero no es hasta que se mueve la furgoneta, hasta que veo la baliza... Aggggggg, estaba tapadaaaaaa....
   Este tramo transcurre entre pistas y algún que otro tramo de carretera. Y después de unos cinco kms llegamos a Cotillas donde está el Punto de Vida número 2. Yo no he dejado ninguna caja en este punto pero aprovecho para volver a hidratarme y aprovecho para quitarme unas piedrecillas de las zapatillas. Aquí hay dulces hechos por las mujeres del pueblo y no dudo en probarlos. Azuquitar para el cuerpo.
   Me despido de ellos mientras una niña de unos dos años me hace sonar un cencerro. La digo adiós con la mano y comienzo a correr que era lo que ella esperaba, ja ja ja.
   Ahora toca un poco de pista asfaltada y ya por senderos vamos ascendiendo unos cinco kilómetros. Llego a una zona de pradera donde después de saltar un riachuelo hay otro avituallamiento. A unos 200 metros hay un cruce donde tendríamos que tirar por la derecha y hacer un bucle para llegar a este punto de nuevo pasando por el pico Argel pero un voluntario nos dice que este tramo se anula por que alguien ha quitado las balizas y aunque ya están colocadas, no le hacemos por que los de adelante no le han hecho y así estamos en igualdad de condiciones.
   Cojo el tran tran y trotandito me dirijo hacia la zona mas chula de esta zona. Los Chorros del río mundo. Poco a poco voy aumentando los kilómetros en mi reloj y eso me da vidilla. Cruzo el río Mundo y después de una bajada llego al avituallamiento y Punto de Vida número 3 donde tengo la caja llena de cosas y de ropa de repuesto. Allí me encuentro con Samu.
  -!"Samuuuuu", "Samuuuuu"¡, le grito. Que alegría verle. Se está cambiando otra vez de zapatillas (por que ya es la segunda vez que está aquí). Mientras charlamos un rato le ayudo a atarse los cordones. Sin mucha demora sale como un spuknick por donde ha venido. Le vuelvo a desear suerte aunque creo que hoy es su día.
  Bueno, pues yo cojo mi caja. Pienso en lo que hacer y en lo que coger pero al final decido quedarme como estoy. No me falta nada ni me sobra nada y además no me molesta nada asique cojo un sándwich y unos salaitos que tenía preparados y me siento un momento a comérmelo.
   Estamos al lado del aparcamiento de esta zona de los Chorros. Zona muy turística que hoy está a rebosar de gente. Continuo mi camino y paso por el aparcamiento donde hay muchos corredores que salen mañana por la mañana para hacer sus distancias. Todos abren paso. Voy corriendo como si fuera el primer kilómetro. Todos me miran. Me animan sin parar. Un grupo me pregunta cual kilómetro es. le digo que el 71 y me responde que llevo más de los que va a hacer el mañana.
   Comienzo a subir los escalones de madera que dan a los saltos de agua. me paro un momento para ver el espectáculo. Bebo un poco de agua y sigo para arriba bajo la mirada de muchos turistas y muchos corredores del día siguiente.
   Continuo por un amino de piedras y enlazo con otro corredor. Me pongo a su altura y charlando vamos unos 2 o 3 kilómetros.
   Nos estamos acercando al Padroncillo. Un pico que está a 1586 metros. Ya en solitario comienzo la subida. Esta ya se las trae. Mucha piedra resbaladiza que hace que des un paso para adelante y dos para atrás. Poco a poco voy subiendo y doy caza a un corredor que va muy pensativo. Le adelanto. Le saludo y me responde como distraído. Me da la sensación que no quiere mirar para arriba y va pensando en sus cosas para hacer más llevadera la subida.




  Una vez arriba y aprovechando que hay antenas vuelvo a llamar a Susana. Otro par de minutillos para ponernos al día y a seguir el camino que ahora nos toca crestear. Muy muy muy peligroso para mi parecer. Piedras que se mueven, pasos muy estrechos con cortados a los lados, algo de aire......
   Despacito y asegurando bien vamos pasando los diferentes pasos. Aquí he cogido a una mujer que va con palos y no sabe que hacer con ellos. Los va tirando hacia delante para poder agarrarse con las dos manos a las piedras. Muchas zonas las hago sentándome en las piedras para poder hacer alguna bajada.
   Comenzamos el descenso con tramos un poco técnicos y otros mas corribles. Continuo la bajada por un senderito y llego al punto donde tuvimos el problemilla al principio. Veo que han colocado algo mejor las balizas. De aquí bajada para llegar de nuevo al Campamento San Juan.
   Comer, beber, colocarse las zapas....... Lo típico de estos momentos. Todavía tenemos bastante luz, deben ser las siete, pero la temperatura está comenzando descender. Decido volver a ponerme la camiseta térmica y los manguitos.
   De nuevo vuelvo por mis pasos y cojo un senderito bastante cómodo que va a enlazar con la carretera de Riopar Viejo donde tengo otro avituallamiento.
  Estoy en la carretera. Se está yendo la luz. Creo que aguantaré sin ponerme el frontal hasta el pueblo. Lo que si me pongo es el cortavientos, los guantes y vuelvo a cambiar la gorra por el buff.
   Me queda una última subida para llegar al pueblo. Ya no veo na de na y saco el frontal. Al coronar veo a un tío que me grita: ¡¡"Capiiiiiiii"!! ....... Joder que subidónnn. Le doy un abrazo a ese pedazo de tío que no es otro que Antonio XXL. Me has devuelto la del año pasado colega. ¡¡Que emoción!!.
  Me acompaña al avituallamiento donde están el resto de los componentes de este grupo llamado Bikilamanjaro. Me doy un abrazo con todos y en especial con el presi, Javier Garrido, ya que la culpa de que yo esté disfrutando de la montaña es suya. Le debo muchas cosas y se lo agradezco cada vez que puedo.
















































































































  Mientras repongo energías charlo con ellos. Me cuentan que tal va Samu, que Julian ha quedado primero e Ivan tercero...(ya los pillaré luego, je je je)... Buahhhhh, estoy en una nube. Son las 21:30 mas o menos y ellos tendrían que estar durmiendo ya que su carrera comienza a las cinco de la mañana. Sin embargo están aquí para apoyarme y darme un abrazo que me da una fuerza increíble para afrontar lo peor de la carrera "La Almanara".
   Hay que continuar el camino. Les deseo suerte para sus carreras de mañana. Les agradezco el estar allí con migo y poco a poco voy desapareciendo en la oscuridad sin olvidarme del consejo de Javi: "No pierdas de vista las balizas"... Gracias Javi una vez más....
   De aquí al comienzo de la subida de la Almenara tengo unos cinco kilómetros. Balizas reflectantes me van marcando el camino. Llego a un paso un poco complicado. Bajada pronunciada que hay que hacerla de espaldas y ayudado por una cuerda.
   Comienza la subida a la Almenarilla, hermana menor de la terrible Almenara. Subida que con el paso de los metros se va poniendo mas dura cada vez. El desnivel cada vez es mayor. Muy muy pendientes del suelo y sin perder las señales por que como me despiste la liamos. Casi al final de esta primera subida adelanto a dos corredores que van casi parados. Les saludo y les ofrezco ayuda. Me dicen que no necesitan nada asique me despido de ellos y pasito a paso para arriba.
   Llego arriba. Estoy en el 93 y las piernas ya van bastante cargadas aunque no tengo ninguna molestia ni sobrecargas. Ahora desciendo muy cuidadósamente para llegar al comienzo de la última y más dura de todas las subidas que además me ha tocado hacerla de noche, je je je.
   Paso a paso voy para arriba. Muchos tramos los hago con las manos. Tengo que subir la cabeza para encontrar la baliza. El cielo está estrellado y me paro varios momentos para verlo.
   Son unos dos kilómetros de durísima ascensión. Los metros en el reloj no suman aunque estoy avanzando. No puedo elegir camino por que la de noche es complicado saber cual es el bueno asique derecho a la baliza me tope con lo que me tope.
   Paro para respirar. Meto aire en los pulmones. Intento bajar las pulsaciones. Miro para arriba y veo muy lejos una luz de otro corredor que va por delante. Canto canciones legionarias para animarme y continuo para arriba.
   Pasa el tiempo. Las piernas están a tope. Queda muy poquito. Vamos, vamos, digo para mis adentros. Y por fin llego arriba. Respiro profundamente. Me agacho apoyando las manos en las piernas... Siiiiiiii...... km 96 y todas las subidas completadas. Dos kilómetros en algo más de una hora...... puffff
   Me viene a la cabeza las palabras que me dijo Antonio XXL en el avituallamiento donde estuvieron. "Cuidadito con la bajada de la Almenara"... El sabe como yo, que ya lo hicimos el año pasado, que esta bajada es muy muy peligrosa. Mucho desnivel y muy técnica. Me toca afrontarla de nuevo pero este año de noche asique muy conservador que hay que llegar a meta.
   Los cuadripces ya andan diciendo que me estoy pasando pero hoy mas que nunca se están portando de lujo. Poco a poco, no sin algún que otro resbalón, tropezón y algún culetazo llego abajo donde me espera el último avituallamiento.
  Relleno los bidones y como de todo lo que pillo. Me dicen que quedan ocho kilómetros. Les digo que esto ya está hecho y uno de ellos me responde que cuidadito que hasta el rabo todo es toro. La verdad es que lleva toda la razón. Hay que rematar la faena.
   Me despido de ellos y comienzo una bajada entre arboles por donde vamos cruzando un riachuelo en varias ocasiones. En una de estas meto el pie en el riachuelo hasta el tobillo. ¡¡¡Que frioooooo!!!... No dejo de correr para ver si evacúo el agua y se va secando...
   Ahora es cuando me he dado cuenta que tengo que cambiar pilas si o si. De noche, cambiar pilas al frontal es algo complicado ya que te quedas sin luz asique con todo preparado las fui cambiando una por una para no tener las tres quitadas al mismo tiempo y así tener luz en cada cambio.
  Bueno, después de este trance oigo al reloj que me dice bye bye... Batería acabada. Solo me queda el otro reloj que llevo con cronometro. Me queda muy poquito. Esta zona se hace muy larga pero se que estoy muy cerca. Miro el reloj y creo que voy a poder bajar de las 20 horas pero tengo que apretar el culo asique en los tramos que se puede correr hay que correr.
   Por fin entro al pueblo. Una subida por la calle de las afueras que da paso a una bajada hacia la plaza. Corro como un descosio. Cuesta abajo y con olor a victoria. Últimos metros. Veo a Samu que me está esperando arropado en una manta de la cruz roja. Se levanta y me anima. Siiiiiiii, siiiiiii, hemos terminado con éxito esta locura.
   Paso por meta y  nos damos un abrazo. ¡Dios!... Lo que acabamos de hacer me dice Samu. Puffff que pasada. Increíble lo que siento ahora mismo. Le doy la enhorabuena. Mañana nos contaremos todo con detalle, seguro....
   19 horas con 54 minutos. No digo más.......


    No quiero ni ducharme ni cambiarme ni naaaaa.... así que cogemos las cosas y nos vamos a la cabaña donde duermen los que corren de verdad. Entro a la habitación y los despierto para felicitarles. Que grandes. Julián 1º e Iván 3º... Alucina...... Charlamos un ratillo y los dejamos descansar.
  Samu y yo después de ducharnos nos metemos entre pecho y espalda un trozo de tortilla del gran Marcos. La tortilla mas rica y con mas ganas que me he comido en mi vida.
   Hablo con Susana unos momentitos y a la piltra que estoy muertooooo. Je je je. Sobre las 10:00 estamos todos ya en danza. El cuerpo está activado todavía y no aguantamos mas en la cama así que a vestirnos y a desayunar que eso si que nos va a venir bien.
    Después nos vamos a la plaza para la entrega de trofeos donde suben al primer y tercer cajón mis compis Julián Morcillo e Iván Hernández respectivamente. Vaya dos cracks que son estos tipos....


    Después de las felicitaciones y de tomar unas cervecitas y algún que otro pincho decidimos irnos a Riopar viejo para ver pasar a nuestros compis que participan en las pruebas de 65 y 45 km.
   Nada más llegar vemos a Javi (Bikila) y nos abalanzamos sobre él para darle un abrazo y desearle suerte. Va muy bien y tiene muy buena cara. Después de charlar un rato con él, le dejamos que siga su camino hacia la meta.


  Mientras nosotros comemos en una terracita a escasos metros del avituallamiento, vamos saludando y animando a los compis que van pasando por allí. Antonio XXL, Arturo, Antonio López... y por último llega Javi que viene tocado de la rodilla y decide dejarlo para no empeorar la cosa.

















































































   Bajamos para Riopar y dejamos a Javi en su coche. Nosotros nos volvemos a la cabaña a recoger las cosas y  emprender el viaje de regreso para no llegar demasiado tarde y poder descansar algo que mañana hay que currar....
   Solo me queda agradecer vuestros mensajes de apoyo. Espero que hayáis disfrutado con la aplicación de seguimiento que se por vuestros comentarios que estuvo muy bien.
  Gracias al equipo Bikilamanjaro por que han demostrado que somos una piña. Todos pendientes de todos y disfrutando de las azañas del resto. Grandessssss.
  Y por último decirle a Susana: GRACIAS. Gracias por cuidarme, por estar ahí en todo momento, por darme tiempo y espacio y por disfrutar con migo. TQTAMGM.
  Os contaría mas cositas pero esto se está haciendo muy largo. Gracias a todos.
  Hasta la próxima.

  Capi
  

2 comentarios:

  1. Por si fuera de interés para ustedes, sus compañeros de rutas o los lectores de su web, tengo publicado plantararboles.blogspot.com y yofrenoelcambioclimatico.blogspot.com
    El primero es un manual sencillo para reforestar, casi sobre la marcha, sembrando las semillas que producen los árboles autóctonos de nuestra región. Salud, José Luis Sáez Sáez.

    ResponderEliminar
  2. Menudo crack, te metes lo que te echen sin ningún problema, 105k ya son otra historia más seria, cualquier día de estos te veo ya en una pruba de estas de 170k.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar