domingo, 17 de julio de 2016

Maraton Galarleiz

  


  Pues por segundo año me voy para el Galarleiz. Un maratón de montaña que se celebra en Zalla. Un pueblo de Vizcaya. Esta vez vamos en el coche Javi, Txule, Antonio y un servidor. El viaje rápido y sin ningún contratiempo.

  Después de encontrar el alojamiento situado en un pueblo cercano, nos vamos a Zalla para comer. Después de dar un paseito para bajar la comida vamos a por los dorsales. Que buen ratito pasamos allí, je je je.  ¡¡El lobo feroz tampoco era tan maloooooo!!




  Toca descansar un rato las patas así que a la habitación se ha dicho, pero antes un viajecito en columpio no me lo quita nadie.



 Anocheciendo, volvemos al pueblo para cenar. Esta vez hemos quedado con Gregor y su mujer que llevan desde el viernes allí. También viene un colega de Antonio que es de su pueblo pero que vive en Bilbao.
  La cena es a base de pasta. Muy entretenida y divertida.............Peroooo hay que irse. Tenemos que preparar los aparejos de mañana y descansar lo mas posible.
  Ya en la habitación rematamos todo dejándolo listo para mañana. A la hora estipulada suena el despertador. Desayunamos, nos acicalamos y directos a Zalla. Allí la organización tiene preparados autobuses para llevarnos al punto de partida. Tardamos unos 45 minutos en llegar a San Pelayo donde está ubicada la salida.

  Hoy va a hacer muuucho calor. La predicción del tiempo nos dice que llegaremos a temperaturas muy elevadas para la zona en la que estamos. Aquí coincidimos con Antonio. Un Toledano que pertenece a los Fondistas y con el que estuvimos el año pasado también.
   






Bueno pues la hora se va acercando. La salida es a las 9:30´.Por fin se da el pistoletazo de salida. Y los integrantes del Bikilamanjaro dan sus primeras zancadas.







 














   Algo mas de 500 participantes ya estamos en los primeros metros de este maratón. Al comienzo de la prueba Javi y Txule van un poco mas delante. Gregor y Antonio van un poco más atrás y yo voy por la mitad charlando con Antonio el Fondista, je je je.
   Los primeros ocho kilómetros son en continua subida hasta que coronemos el Zalama que está a 1335 metros. El año pasado hubo un tiempo totalmente diferente donde la niebla tapaba todo a mas de dos metros. Hoy estoy descubriendo la belleza de los paisaje de esta zona. Para mí es todo nuevo. Como si no hubiera estado aquí nunca.
  Llevamos algo mas de una hora de carrera y el calor comienza a ser cada vez mas alto que junto a la humedad lo está haciendo mas difícil.
  En esta larga ascensión nos hemos reagrupado Txule, Javi, Antonio y yo. No dudamos en hacernos unas fotillos en estos lugares tan verdes.



   Después de coronar comenzamos un descenso de algo mas de dos kilómetros para afrontar de nuevo otra subida. Esta vez es mas corta pero con mas desnivel en la que coronaremos el Lamana.
   Una bajada nos lleva al segundo avituallamiento. Aquí Antonio sale antes que nosotros. Es un avituallamiento solido y liquido así que a reponer fuerzas. Yo no paro de beber ya que tampoco paro de sudar y hoy la hidratación va a ser un punto clave.
  A partir de aquí y hasta el monte Balgerfi vamos por un pequeño senderito primero de bajada para comenzar la subida del monte. La vegetación es impresionante. Las vistas son de alucine y el calor es acojonante.
  Después de subir al Balgerfi vamos directos al tercer avituallamiento. Esta vez es líquido. Txule y yo reponemos bidones mientras llega Javi que viene unos metros mas atrás. Ya estamos los tres juntos de nuevo pero Javi nos dice que tiremos nosotros que él va a ir un poco mas lento.
  A partir de aquí Txule y yo vamos a buen ritmito. Sin prisa pero sin pausa y con tranquilidad que queda mucho y el calor comienza a ser ya insoportable. Geles, glucosa, sales, barritas.... todo vale para intentar mitigar la paliza que nos está metiendo hoy la climatología.
  Del km 15 al 25 más o menos nos vamos alternando posiciones. Unas veces tira él y otras yo. En estos kilómetros ascendemos al Llso Estacas, Mazapando y al Burugüeno. Al comienzo de cada subida y al ver el alto de cada monte le digo a mi compi:- "Txule, eso esta mu alto", je je je.
  En este punto ya comienzan a pasarnos los primeros de la carrera de bbt. Van como motos... o como bicis....
  Después de una bajada algo peligrosa con algunos zig zag, comenzamos la subida al Terreros. Aquí parece que voy con un puntito más que mi compañero que me dice que tire. De momento voy muy bien aquí con él así que decido ir a su ladito, je je je.
  Después de coronar el Terreros hacemos una bajada que nos llevará al avituallamiento sólido. Aquí hay bastante gente. Nos juntamos los bikers, los marchadores (que han salido una hora y media antes que nosotros), los de la carrera y los que han ido a ver la prueba.
   En este avituallamiento como una barrita, cojo varias glucosas y relleno el bidón de isotónico y aprovecho para tomarme un gel.
  Ahora si que decido irme un poco hacia adelante y después de despedirme de Txule comienzo la subida al Kolitza. Miro para atrás y las vista son increíbles. Los corredores que bajan hacia el avituallamiento y los que suben después de pasar por él hace que se vea una ristra de corredores intentando terminar este maratón que hoy está siendo especialmente duro.
  Después de coronar viene una bajada en la que se puede correr bastante. Voy bastante bien. Creo que
he ido hidratándome toda la carrera aunque espero que sea suficiente por que no he dejado de sudar en toda la carrera y eso se traduce en perdida de sales a tutiplén.
  Varios kilómetros en los que voy en modo rodaje me llevarán hasta La Porqueriza. Una zona de merenderos, fuentes y zona para comer que está repleta de gente. La gente anima sin cesar. Un niño, que está con su padre, me ofrece una botella de agua. No lo dudo y me paro a darle unos buchitos.
  Comienzo una subida bastante pronunciada y donde me encuentro a Jorge Nuñez, un colega. No dudo en pararme un poco a charlar con él. Le comento que no voy muy mal y que hace bastante calor. Que le voy a contar él si lo está viendo. Me dice que hay gente que va muy mal. Con calambres y tirones y que se está retirando un montón de gente. Le agradezco los ánimos y mientras me da unos últimos consejos continuo la subida.
  Los de las bicis también afrontan esta subida pero van también bastante tocados. Ayudo a un par de ellos a subir empujándolos por el sillín.
  Comienzo a ver a varios corredores estirando en el lateral del camino. Esto comienza a pasar factura. Yo continuo a mi ritmito. No dejo de beber, pero es que ya llevo la tripa llena de líquido, je je je.
   A unos 200 metros de comenzar la subida al Garbea me coge Antonio (fondista). hablo con él un rato. Va más fuerte que yo así que decido dejarle. Comienzo la subida por el cortafuegos que es bastante pronunciada. Se están bajando agua del siguiente avituallamiento a este punto. Tenemos el sol en todo lo alto. Cojo un botella y me la bebo enterita. Madre mía que calorazo.
   Arranco para arriba otra vez y noto que el isquio de la pierna derecha se me está tensando. Continuo muy despacito pero esto no hay quien lo pare. Me pega un calambrazo que me deja parado en seco.
   Estoy en mitad de un cortafuegos con la pierna tiesa y sin poder moverme. ¡¡Que dolor!!. No puedo ni tirarme al suelo. Justo en este momento sube un vehículo de la cruz roja y se para a mi lado. Les digo lo que me pasa y se bajan cuatro sanitarios rodeándome. Consigo sentarme en el suelo. Los cuatro voluntarios me rodean para intentar darme sombra. Uno se agacha y me pregunta mientras me dice que tengo espasmos musculares. El músculo tiene vida propia. No puedo estirarle por que al hacerlo se me suben los gemelos y el cuádripces  están al límite.
  Así que allí estoy esperando a ver que pasa. Un sanitario me dice que ante eso no puede hacer nada. Lo único es darme réflex. Le digo que me embadurne ya que a peor no creo que vaya...
   Y con la ambulancia y cuatro sanitarios más el conductor que no deja de hablar por el walki intentando gestionar la evacuación de varios corredores que están en otros puntos paso los minutos viendo a los demás corredores. 
  El jefe de la cuadrilla me insinúa que me retire. Que me lleva al punto de evacuación. Le contesto rápidamente que eso todavía no está en mis planes. Que no tengo prisa y que voy a esperar un poco mas a ver si se me pasa.
  La verdad es que es la primera vez que pienso en la retirada. El músculo no deja de estar en tensión y no me puedo mover ni un milímetro por que se agrava la tensión y el dolor. El chico insiste ya que el músculo no deja de temblar. Nunca me ha pasado esto así que no se lo que tengo que hacer, si esto se pasa o no, lo que viene después del calambre, etc etc.
  Ahora mismo la cabeza me dice que me monte en la ambulancia pero el corazón me dice que esto hay que terminarlo. Después de unos 15 mnts oigo una voz gritando: "¡Capi, Capi!".. Es Txule que viene flechado hacia mí.
  Le hago una indicación con el dedo que estoy bien. La verdad que se habrá llevado un susto al verme sentado con cinco sanitarios y una ambulancia alrededor mio.
  Llega a mi altura y le explico lo que me pasa y parece que se queda mas tranquilo. Mi pensamiento sobre la retirada cada vez está más presente. Pasados unos minutos le digo a Txule que me ayude a levantarme. A unos doscientos metros está el avituallamiento. Mi intención es llegar a él y después ver lo que pasa.
    Con la ayuda de mi compi consigo levantarme y después de agradecerle a los voluntarios el haber estado con migo allí tanto tiempo comienzo la subida. Muy muy muy despacito. Con pasitos cortitos y con el músculo todavía en tensión y dolorido.
 Por fin llego al deseado avituallamiento donde me tomo dos glucosas del tirón. Txule me da sales para intentar hidratar el músculo. Sentado en la rueda de un remolque intento estirar lo que puedo aunque no es mucho.
   Ahora viene el dilema. ¿Qué hacer?. Quedan doce kilómetros bajo un sol y un calor insoportables y con una pierna inservible sin contar con las subidas y bajadas que quedan, claro.
   Le digo txule que tire él. Yo voy a intentar seguir pero muy despacito. Viendo como se comportan los músculos. No las tengo todas con migo pero lo que si sé es que hasta que pueda voy a intentar terminar este maratón.
   Mi compi me dice que se que queda con migo así que comenzamos de nuevo el camino para intentar rematar la faena.
  Creo que lo que me he tomado está haciendo efecto. De momento me está dejando andar a una velocidad moderada aunque no puedo hacer el recorrido de la pierna completo.
  Poco a poco me va dejando incluso correr despacito aunque el amago de un nuevo tirón no desaparece. Voy dando los pasos intentando salvar la extensión y la flexión de la pierna lo que hace que se me estén cargando todos los demás músculos.
   Van pasando los kilómetros bastante lentos pero van pasando que es lo importante. Al paso por el km 35 más o menos nos coge Javi. Nos pregunta que que nos pasa y después de explicárselo se une a nosotros para terminar esto juntos.
   Aquí tengo a estos dos colegas ayudándome en la que creo, sin ninguna duda, es la carrera mas difícil y que peor lo estoy pasando de todas las que he disputado ya sean cortas, largas, de montaña o en llano.
   Y llegando al 37 vemos la última de las subidas. El temido Martintxu. El año pasado le subí como una moto pero este año solo quiero llegar arriba sin que me de otro talegazo la pierna.





   Txule se lanza para arriba seguido de Javi. Yo comienzo la subida con pasos como los de Chiquito, je je je. El primer tramo le paso bastante bien. Ahora veremos el segundo. Este es el peor. Aquí están puestas las banderas de todas las comunidades y de algunos países.


   Y como me gusta decir a mí, aunque vayas mal, destrozado, cansado, dolorido y hasta los hue....., si hay una cámara sonríe.
                       


   Bueno pues creo que la pierna me va a dejar terminar esta última subida. Efectivamente llegamos arriba y continuamos la bajada hacia el pueblo.
   Son algo más de las cuatro de la tarde. El sol no da tregua y el suelo desprende fuego. Poco a poco nos vamos acercando a las últimas bajadas. Estas las hago de espaldas. Aquí hay varios corredores parados estirando. Vamos todos al límite.
  Faltando algo mas de un kilómetro hacemos por correr. Mis compis me dicen que a la mínima me pare y andamos pero bueno acortando la zancada parece que me va respetando.
  Entramos a las calles del pueblo. Parece que se pasan todos los males al ver el arco de meta por que incluso adelantamos a algún corredor. La foto de meta es increíble.

  Buagggg, que pasote. me abrazo a mis compis por que hoy he terminado gracias a ellos. Hoy se ha demostrado mas que nunca el compañerismo y la amistad de este gran grupo. El "BIKILAMANJARO".


  Muchas gracias a los dos por estos kilómetros de ánimos y de esperas. De consejos y enseñanzas. Sois la polla colegas.


   Este hace el maratón número 63 y os puedo decir que los hay muy especiales, muy emotivos, muy sufridos, pero este es sin duda el mas especial, no solo por su dureza, por lo mal que iba, por el calor, por la humedad sino por haber contado con la ayuda para llegar a meta de dos compañeros de verdad, de esos que quieres tener a tu lado en cualquier carrera. Muchas gracias de corazón a los dos.
  Y como dicen mis compis:
   ¡¡""No somos un equipo élite y nunca abandonamos a un compañero en carrera, pero tenemos más huevos que el caballo del espartero""!!
  Pues ya solo me queda deciros que Antonio llegó a meta un poco después que nosotros con muy buenas sensaciones y que Gregor en el 28 decidió dar por concluida su participación. Es pero viejo y sabe en cada momento lo que tiene que hacer..



  Por cierto como dato significativo he de decir que de los mas de 500 que salimos en la carrera, se retiraron algo mas de 200 que es muchísimo para la distancia que es y que por su puesto me alegro muuuucho de no estar entre esos 200..
 

    Bueno, pues hoy ha sido una crónica mas larga de lo que me gusta hacer a mí así que no me voy a entretener mas. Solo me queda decir que el regreso fue con toda normalidad.
   Toca recuperase rapidito que pronto estamos al lío otra vez...
   Hasta la próximaaaaaa

    Capi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada