sábado, 10 de diciembre de 2016

Carrera de montaña de Chiva (61 km). Valencia.

  


Bueno, pues ya estamos aquí por segundo año consecutivo. Este año ha sido sugerencia de mi compi Javi. El año pasado vinimos con muchas ganas y tuvimos la mala suerte que se tuvo que retirar en el km 30 con molestias en los isquios. Este año venimos a quitarnos la espinita de terminar los dos.
  Viernes por la tarde viaje a Chiva. Recogida de dorsales. Cena y a dormir para estar a tope por la mañana.
 
 
 
  Como ya nos lo sabemos del año pasado, no malgastamos ni un minuto de sueño y a las 6 en punto estamos desayunado como dos campeones para a eso de las 6:30 coger el coche y dirigirnos a la zona de aparcamiento.
  Solo nos queda maquillarnos la última capa de la vestimenta y salir andando hacia la salida de la carrera. Diez minutitos tenemos para terminar de ajustar el equipo y saludar a algunos amigos que andan por allí.
  Aquí con Jose Vicente.

   Ya estamos en la cuenta atrás. Hace fresco, pero la verdad es que para ser diciembre hace una temperatura ideal para correr.


  Bueno, pues ya queda muy poquito para comenzar la carrera. Nos deseamos suerte y........ Pum. ¡Al lío!..
   Comenzamos a correr muy tranquilamente sabiendo lo que nos espera.

  Miro el reloj y me percato que no he puesto el gps. Le enciendo y comenzamos a buscar satélites......
Si voy corriendo tardará mas en cogerlos así que decido casi pararme para que los coja cuanto antes. Pero el que me coge es el último corredor a mí. Le miro y le digo: "Ya voy el último"... A lo que me responde: "No, el último soy yo que soy el escoba".. Le digo lo que me ha pasado pero por si acaso sigo corriendo a su vera, jejeje.
   Por fin, pasados unos 700 metros mi reloj me avisa que ya está listo para la faena. ¡¡Por fin!!... Me despido del escoba y aumento poco a poco el ritmo. Me pongo a la altura de José Vicente y después de charlar un rato con él y desearle muchísima suerte en su primer trail continuo hacia adelante.
  Mi objetivo mas inmediato es reencontrarme con Javi. Comenzamos una subida bastante larga y voy cogiendo corredores. Voy alumbrando con el frontal para intentar divisarle. Por fin llego a su altura y le explico lo sucedido, jejeje.
  Después de la primera subida que nos lleva al km 6 mas o menos, ponemos rumbo al primer avituallamiento situado en el km 9,5. Voy pasando por todo lo largo de la mesa y veo que en el último plato hay tiburones. Si, si, tiburones de gominola. Yujuuuu. ¡Al ataque!. Que buenos están estos bichos, je je je.
  Aquí coincido con Carlos. Con él he coincidido en alguna de estas locuras. La última fue la subida al Veleta, si no recuerdo mal.

   Desde aquí vamos en continua bajada con constantes resbalones a causa de la cantidad de piedra mojada. La humedad comienza a notarse. Hace rato que me quité los manguitos ya que aunque hace fresco voy mejor sin ellos.
  Después del avituallamiento comenzamos una nueva subida. Vamos sin prisa pero sin pausa. Ya se van abriendo huecos y hay tramos en los que vamos casi solos.
  
 
     Otra subida que nos metemos a la buchaca. Comenzamos una bajada que nos llevará a la Fuente Umbría donde está el segundo de los avituallamientos. Aquí espero a Javi durante unos minutos. He bajado bastante bien pero algo ha pasado por que no le he podido sacar tanto. Por fin llega al avituallamiento y me dice que ha tenido un resbalón con su posterior caída. La verdad es que esta el terreno para irse al suelo a la mínima.

   Después de avituallarnos y a unos 20 metros comienza una crono escalada. Nos cogen tiempo aunque no creo que nos llevemos el jamón que dan al ganador, je je je.
  Esta subida también la hacemos juntos aunque parece que llevo mejor ritmo que mi compi. Es en la siguiente bajada donde me despego de él bastante. Entonces decido esperarle y hablo con él para tomar una, creo que buena decisión. Javi va bien y quiere seguir a ese ritmo para terminar con garantías después de su lesión. Y yo decido ir al mio para poner un puntito más a la carrera.
  Me despido de él deseándole muchísima suerte. Solo espero que llegue con buenas sensaciones a meta para afrontar el año que viene varios retos que tenemos en mente.
  Llego al siguiente avituallamiento donde unas voluntarias disfrazadas de payasos hacen muy amena la "merienda", y donde no dudo en inmortalizar el momento, je je je.


  Después de reponer líquidos y solidos (un par de bocadillos de nutela), continúo mi camino. He ido durante todo este tramo adelantando a muchos corredores lo que me dice que llevo buen ritmito.
  Por cierto, aquí me vuelvo a encontrar con Carlos que me había dejado atrás después del primer avituallamiento.
 









































  Con todo esto llego al avituallamiento del km 31 mas o menos habiendo dejado atrás la subida mas dura y larga del recorrido y habiendo pasado unos kilómetros por el cauce del río lleno de cantos rodados lo que hace muy difícil el correr. Aquí los tobillos sufren mucho pero yo particularmente lo que mas notaba era la planta de los pies. Puff, que paliza les estamos dando por este tramo.
   También hemos dejado atrás algún tramo con cierta dificultad a causa del desnivel y lo resbaladizo del terreno. Menos mal que nos han puesto alguna cuerda que otra como ayuda.

  Pues esto es un serrucho. No son subidas demasiado largas pero hay para dar y tomar. Ahora estoy descendiendo del Pico Yerbas donde está situada la altura mas alta de la carrera. Llegamos hasta los 1023 metros de altura. La bajada con tramos de bastante dificultad debidamente indicados.

  También he de decir, que durante todo el recorrido me he ido encontrando mensajes para que a los corredores nos suban los ánimos. Situados casi siempre después de algún tramo "jodido" y donde las fuerzas ya comienzan a escasear.

  Aunque solo sea para pararse a leerlos se agradecen estos mensajes de ánimo...
La subida hasta pasar una cueva que dejaremos a nuestra derecha, ya va minando las fuerzas. Se ve a los corredores como van subiendo haciéndote una idea de lo que nos espera.






  Poquito a poco vamos culminando este tramo para comenzar la bajada. Miro el dorsal donde viene impreso el perfil y me digo para mis adentros: "solo me queda una subida". Aunque al comenzar esta bajada digo para mis afueras: "no se que es peor, si subir o bajar"...
  Descendiendo con mucho cuidadito llego de nuevo al barranco donde me vuelvo a encontrar a mis amigos los cantos rodados. Dejo a mi izquierda una fuente ( La fuente del Alamillo) y continúo siguiendo las balizas del camino.



  Poquito a poco voy comiendo kilómetros al recorrido. Y por fin llego al tramo (como yo llamo) de la cadena. A tirar de brazos y con cuidadito que como fuerces un poco de mas las piernas te mete el trallazo, je je je.
Creo que a esta subida se llama morro de Gitám. Aquí el año pasado me hicieron una foto que llama la atención por lo bien hecha que está. Como este año no hay nadie haciéndolas pongo la del año pasado para que os hagáis una idea.

   Después de sortear este punto, ya solo queda ir descendiendo unos 7 kms hasta llegar al pueblo. En estos últimos kilómetros solo coincido con dos corredores. Uno al que adelanto y otro que me adelanta.
  Por fin llego al pueblo y después de cruzar el paso elevado de la vía del tren piso las calles de Chiva. Esto quiere decir que me quedan menos de un kilómetro.
  Que bien se corren estos últimos metros con el aplauso de los corredores que ya llegaron y de los que están disfrutando de la prueba desde la barrera.
   Ya estoy pisando la alfombra roja para pasar por debajo del arco de meta en un tiempo de 8 horas y 44 minutos.

   Muy muy contento. He terminado bastante bien y he bajado 45 minutos el tiempo del año pasado. Hay que celebrarlo con una paellita y una cervecita (con limón) que nos tienen preparado los de la organización.
   Mientras como un poco sentado en unos escalones, miro los mensajes de ánimo del Watsaap y del caralibro. Llamo a Susana para charlar un rato con ella y luego contesto al grupo del Bikilamanjaro que están nerviosos por saber algo. Aunque con la aplicación que ha facilitado la carrera nos tienen controlados en todo momento.
   Me pongo en contacto con rafa que me tiene informado de como va el presi. Se que va bien y le queda poco para terminar la carrera.
   Me voy andando en sentido contrario a la carrera hasta llegar a una curva y esperarle allí y darle los últimos ánimos de los últimos metros.
   Creo que ya se aproxima. Efectivamente es Javi. Llega a mi altura y le choco la mano. Le grito cositas (nuestras, je je je).  Pasa por meta en un tiempo de 10 horas 20 minutos. ¡¡Grande Javi!!


  Hoy si hemos rematado la faena. Le doy un abrazo y pido que nos hagan una foto.
 

  Bueno, dos...



  Pues esto está apañado. Solo queda ir a ducharse y emprender el viaje de regreso no sin antes parar a tomar algo.
  Quiero agradecer los mensajes de apoyo y ánimos que nos habéis dado. Que hayáis estado pendientes de nosotros. En especial a los compis de este equipo que cada día es mas grande. Bikilamanjaro.
Y por su puesto a mi gemelo Alfonso y a Floro. Siempre tengo llamadas suyas en el móvil y mensajes pidiéndome que les cuente cositas, je je je.
  Gracias a todos.
 Y por último dar las gracias de nuevo a Javi Bikila por descubrirme la montaña y enseñarme a patear por ella.
  Un saludo a todos. Nos vemos.

  Capi

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada